lunes, 7 de abril de 2014

LOS MALOS HÁBITOS NUTRICIONALES DE LOS DEPORTISTAS


1.       Dietas de “moda”
Los deportistas se apuntan a un bombardeo. Si ven una dieta que “mola” ¿por qué no probarla? Siempre será mejor que lo que predican los aburridos especialistas.
Y es que muchas veces confían más en lo que le “va bien” al de al lado, en lugar de confiar en la opinión de un experto. Porque el boca a boca en el mundo del deporte circula más rápido que los cotilleos del Sálvame….
Desde mi punto de vista es recomendable no jugar con la salud en la búsqueda de un mejor rendimiento o un cuerpo 10. Hacer caso omiso de las “nuevas dietas” y llevar a la práctica una dieta equilibrada junto con el entrenamiento correcto.

2.       No desayunar o entrenar en ayunas
Muchas veces las personas que entrenan por las mañanas creen que entrenar en ayunas les ayuda a mantenerse más delgados (más finos). ¡Cuidado con este hábito! Es importante que el ejercicio se realice a baja intensidad porque puede producir hipoglucemias, dolores de cabeza y deshidratación.
Teniendo en cuenta que el desayuno debería ser la ingesta más importante del día, lo más adecuado es realizar un desayuno completo (lácteo, cereales y fruta), rico en hidratos de carbono por lo menos 2 o 3 horas antes de la sesión de entrenamiento, de esta manera se evitarán las posibles molestias gastrointestinales, además de tener suficiente combustible (hidratos de carbono) para rendir correctamente durante la práctica deportiva.




3.       Abusar de los suplementos

No sólo de pastillas se nutre el deportista. Y es que muchos se olvidan de entrenar, a muchos les cuesta mucho esfuerzo cuidar su alimentación, pero nadie se olvida del suplemento de turno (ya sea carnitina, creatina u otros…).
Los suplementos son ayudas ergogénicas, que deben utilizarse bajo la supervisión de un especialista y siempre con asesoramiento individualizado, porque todos somos diferentes. Además, los suplementos no son mágicos, nunca van a sustituir una alimentación equilibrada y si no se entrena correctamente nunca mejorarán los resultados.
 

4.       Dietas aburridas y repetitivas
Muchos musculitos de gimnasio se alimentan a base de arroz, pollo, atún y claras de huevo… ¿Creéis realmente que este tipo de dietas son saludables? Cualquiera con dos dedos de frente puede ver que son deficitarias en vegetales y en grasas (y muchas otras cosas más que no puedo detenerme a describir porque este artículo sería interminable y requeteaburrido). Los vegetales aportan vitaminas y minerales, esenciales para el organismo. Y las grasas, tan temidas por los que quieren adelgazar, aportan vitaminas liposolubles y los famosos Omega-3 y Omega-6.

Para evitar posibles déficits nutricionales es recomendable incluir una amplia gama de alimentos y así obtener una dieta variada y equilibrada.

5.       Sobreingesta de proteínas y miedo a los hidratos de carbono
Muchos creen que para muscular lo que deben hacer es tomar más proteínas, ya sea mediante alimentación convencional o con suplementos. Tened en cuenta que no hay estudios que demuestren que ingestas de proteínas por encima de 2g/kg peso/día mejoren el rendimiento en deportistas.
No nos olvidemos del miedo frenético a los hidratos. ¿quién no teme que una ingesta elevada de hidratos de carbono sea causa de un aumento de peso? (creo que soy de las pocas que estando a dieta como pasta, arroz y legumbres…) ¡Con lo buenos que están los macarrones con tomate o el arroz a la cubana! Que sepáis que el hidrato de carbono es el principal combustible del músculo (gracias a ellos se forman los depósitos de glucógeno) y sin un aporte suficiente nunca entrenaremos correctamente
 Y para terminar recordad que para un buen rendimiento se sustenta en 3 pilares fundamentales:
-un buen entrenamiento
-adecuado descanso


-alimentación equilibrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario